Esta semana, los libros viajeros de Prima Littera son Campos de Castilla, El último descapotable y Por el camino de Swann. Campos de Castilla, de Antonio Machado (1875-1939), se publicó en la primavera de 1912. Es un libro de contenido heterogéneo, pleno de emoción y lirismo. Descubrir Castilla fue para Machado un punto de inflexión que lo apartó de las corrientes poéticas herederas del simbolismo. Junto a este poemario, uno de los más importantes de siglo XX español, dejamos en la casilla de salida una novela de Anton Myrer (1922-1996) publicada en 1978, El último descapotable (The Last Convertible), un retrato de las generaciones norteamericanas que vivieron la Segunda Guerra Mundial y las posteriores guerras de Corea y Vietnam. El tercer título es otro clásico: Por el camino de Swann, de 1913, primera parte de la extensísima novela En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust (1871-1922).

Bookcrossing es una red social pone libros a disposición de cualquier persona en prácticamente todo el mundo. En la terminología de la red, los libros son liberados para que comiencen un nuevo viaje. Las personas que encuentran los libros pueden hacer anotaciones en la bitácora de cada volumen a través del portal de Bookcrossing-Spain o del portal principal de la red Bookcrossing. El acceso a la información del libro y a la bitácora de comentarios es directo, sin que sea necesario registro alguno. Una vez leídos, es obligatorio volver a liberar los libros para que otras personas puedan disfrutar su lectura.

 

Antonio Machado, Campos de Castilla, 1912

(UN LOCO)

Es una tarde mustia y desabrida
de un otoño sin frutos, en la tierra
estéril y raída
donde la sombra de un centauro yerra.

Por un camino en la árida llanura,
entre álamos marchitos,
a solas con su sombra y su locura,
va el loco, hablando a gritos.

Lejos se ven sombríos estepares,
colinas con malezas y cambrones,
y ruinas de viejos encinares,
coronando los agrios serrijones.

El loco vocifera
a solas con su sombra y su quimera.
Es horrible y grotesca su figura;
flaco, sucio, maltrecho y mal rapado,
ojos de calentura
iluminan su rostro demacrado.

Huye de la ciudad… Pobres maldades,
misérrimas virtudes y quehaceres
de chulos aburridos, y ruindades
de ociosos mercaderes.

Por los campos de Dios el loco avanza.
Tras la tierra esquelética y sequiza
–rojo de herrumbre y pardo de ceniza–
hay un sueño de lirio en lontananza.

Huye de la ciudad. ¡El tedio urbano!
–¡Carne triste y espíritu villano!

No fue por una trágica amargura
esta alma errante desgajada y rota;
purga un pecado ajeno: la cordura,
la terrible cordura del idiota.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA