Dante y Borges se unen a la lista de libros viajeros

Continuamos con el programa de libros viajeros de Prima Littera a través de la red Bookcrossing. Esta semana, es el turno de Jorge Luis Borges (1899-1986), Dante Alighieri (1265-1321) y Paul May (1963). De Borges, el libro elegido es El informe de Brodie, que reúne una colección de once relatos, entre ellos La intrusa, La señora mayor, El otro duelo y el que da título a este volumen editado por Alianza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Libros viajeros de Prima Littera

Divina comedia, de Dante Alighieri es el segundo libro de la semana. El lenguaje alegórico, el embelesamiento de Dante por la joven Beatrice Folco Portiniari y la estructuración del infierno en nueve círculos son algunas de las claves de lectura de la Divina comedia. La edición es de Espasa, en la Colección centenario.

El tercer y último libro es del estadounidense Paul May (heterónimo del escritor argentino Ernesto Frers). Se trata de la tercera entrega de la serie Nacida inocente, publicada en 1980 bajo el título ¡Escapa, Chris!

Bookcrossing es una red social pone libros a disposición de cualquier persona en prácticamente todo el mundo. En la terminología de la red, los libros son liberados para que comiencen un nuevo viaje. Las personas que encuentran los libros pueden hacer anotaciones en la bitácora de cada volumen a través del portal de Bookcrossing-Spain o del portal principal de la red Bookcrossing. El acceso a la información del libro y a la bitácora de comentarios es directo, sin que sea necesario registro alguno. Una vez leídos, es obligatorio volver a liberar los libros para que otras personas puedan disfrutar su lectura.

 

Jorge Luis Borges, de El informe de Brodie

“He hablado de la reina y del rey; paso ahora a los hechiceros. He escrito que son cuatro; este número es el mayor que abarca su aritmética. Cuentan con los dedos uno, dos, tres, cuatro, muchos; el infinito empieza en el pulgar. Lo mismo, me aseguran, ocurre con las tribus que merodean en las inmediaciones de Buenos-Ayres. Pese a que el cuatro es la última cifra de que disponen, los árabes que trafican con ellos no los estafan, porque en el canje todo se divide por lotes de uno, de dos, de tres y de cuatro, que cada cual pone a su lado. Las operaciones son lentas, pero no admiten el error o el engaño”.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: